0 personas han encontrado esta información útil

Los efectos del alcohol sobre tu cuerpo varían dependiendo de cuánto, cuándo y cómo bebas. Tu estado de salud, tamaño corporal, edad, género y la cantidad de comida con la que acompañes la bebida influyen en cierta medida. Aunque los efectos del alcohol pueden sentirse en todo el cuerpo, afecta a algunos órganos más que a otros.

Cerebro

El alcohol interfiere en las vías de comunicación del cerebro y puede afectar su funcionamiento. Estas alteraciones pueden llegar a adormecer tus sentidos y reducir tu capacidad de coordinación, lo que podría provocar accidentes. El alcohol actúa como un depresor del sistema nervioso central. Es decir, ralentiza tu sistema nervioso, así como tu capacidad para procesar información y reaccionar, lo que te dificulta pensar con claridad y afecta a tu capacidad de juicio. Todo ello puede provocar que acabes exponiéndote a ti o a los demás a situaciones peligrosas.

Hígado

El hígado es responsable de descomponer el alcohol presente en tu cuerpo. Libera una enzima, denominada alcohol deshidrogenasa (ADH), que transforma el alcohol en moléculas que el cuerpo puede absorber o eliminar.

Cada persona presenta diferentes velocidades de metabolización del alcohol según la cantidad de la enzima SDH que su hígado puede producir. Las mujeres normalmente presentan niveles inferiores de ADH en comparación con los hombres y metabolizan el alcohol más lentamente; ese es uno de los motivos por los que las unidades recomendadas para las mujeres suelen ser inferiores. Si las personas generan una cantidad de ADH considerablemente inferior en su organismo, el consumo de alcohol puede enrojecerles el rostro y provocarles una incómoda sensación de calor, conocida en ocasiones como "sofoco". Esto es particularmente habitual en personas de ascendencia asiática.

Dato importante

El cuerpo de una persona promedio necesita aproximadamente una hora para procesar una unidad de alcohol (como se afirma en www.disfrurutadeunconsumoresponsable.com, para España). No existe la posibilidad de acelerar este proceso.

El hígado solo puede procesar una cantidad específica de alcohol durante un tiempo determinado. Si bebes más rápido que la capacidad de procesamiento de tu cuerpo, puedes saturar tu organismo y tu tasa de alcoholemia en sangre aumentará. Esto puede dar lugar a una intoxicación etílica aguda, que puede llegar a provocar un estado de inconsciencia, un coma o incluso la muerte.


Imagina que tu cuerpo es un embudo con tu hígado en el extremo. Puedes continuar llenando el embudo, aunque si lo llenas demasiado se desbordará.


Asimismo, si ingieres una cantidad excesiva de alcohol, tu hígado no tendrá tiempo para procesarlo y, por lo tanto, el alcohol permanecerá en tu cuerpo y tu tasa de alcoholemia en sangre aumentará.

Corazón

El consumo compulsivo de alcohol puede provocar alta presión sanguínea y aumentar el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. El consumo elevado puede alterar el ritmo cardíaco (arritmia) y, con el tiempo, puede debilitar los músculos del corazón. Esto también se conoce como cardiomiopatía y puede provocar muerte prematura.

No obstante, la investigación ha demostrado que el consumo de cantidades moderadas de alcohol en adultos de mediana edad y mayores está relacionado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca coronaria. Habla con tu profesional de atención sanitaria si tienes cualquier pregunta sobre los efectos del consumo de alcohol en tu corazón. No es recomendable iniciar el consumo de alcohol por los posibles beneficios para la salud o el efecto protector que pueda llegar a tener.

Mamas

Algunos estudios muestran que, en comparación con las mujeres abstemias, aquellas que consumen cualquier cantidad de alcohol presentan un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama.

 

¿Esta página fue de ayuda?

Gracias por tus comentarios, has votado Si!No :(

Que puede hacer a continuación

Vivir la vida plenamente
Vivir la vida plenamente

El alcohol puede ser parte de un estilo de vida equilibrado. Lea más para descubrir cómo.

Leer más