0 personas han encontrado esta información útil

Incluso una pequeña cantidad de alcohol puede afectar a la capacidad de juicio y a los tiempos de reacción. Por este motivo, existen leyes para regular la conducción bajo los efectos del alcohol. Conducir bajo la influencia del alcohol no solo puede poner en riesgo tu vida, sino también la de los pasajeros que te acompañen, otros conductores y peatones.

En consecuencia, los países estipulan límites para regular la tasa de alcohol al volante y pueden aplicarse graves multas y sanciones si se superan. La concentración de alcohol en sangre mide la cantidad de alcohol presente en el flujo sanguíneo. Se mide en la sangre, el aliento o la orina para determinar si se ha superado el límite legal.

El límite legal de alcohol al volante son 0,25 mg/l en el aliento y 0,5 g/l en sangre para todos los conductores (excepto los conductores profesionales y noveles, que es de 0,15 mg/l en el aliento y 0,3 g/l en sangre).

Otros países aplican límites diferentes y en ocasiones tienen valores inferiores para conductores noveles y/o profesionales.

Asegúrate siempre de conocer y comprender los límites cuando conduzcas en tu país o en el extranjero para evitar accidentes y problemas con la policía. No obstante, lo más seguro siempre es evitar conducir si has bebido.

Dato importante

¿Cuántas unidades puedes beber para que puedas conducir?

Los límites de alcohol al volante se basan en la cantidad de alcohol presente en la sangre, no en el número de unidades consumidas. El motivo es que cada persona procesa el alcohol de manera diferente. Recuerda, la mayoría de las personas pueden procesar aproximadamente una unidad cada hora. La única forma de garantizar el cumplimiento del límite legal es evitar conducir cuando bebas alcohol.

¿Esta página fue de ayuda?

Gracias por tus comentarios, has votado Si!No :(

Que puede hacer a continuación

Decidir no beber
Decidir no beber

Si no estás seguro de la calidad del producto que está comprando, no beber ese producto puede ser una decisión obvia. Pero hay muchos otros motivos para decidir no beber, como culturales, religiosos o por recomendación del médico. Aquí proporcionamos más información sobre esto.

Leer más