0 personas indicaron que esto les resultó útil

En ocasiones, verás a la venta bebidas alcohólicas de empresas o lugares no autorizados ni regulados. La mayoría de ellas se elabora para el consumo en el hogar, según tradiciones antiguas o recetas caseras. Sin embargo, otras se elaboran y distribuyen de manera ilegal a fin de evitar los gastos de obtener la licencia y los impuestos gravados por el gobierno.  Esta categoría se denomina alcohol no registrado.
 
El contenido, la calidad, el sabor y la seguridad de las bebidas alcohólicas caseras o elaboradas con recetas tradicionales, si bien se regulan de manera informal mediante la costumbre y la práctica, pueden variar de un lote a otro. Por lo general, estas bebidas no tienen etiquetas donde se detalle el contenido de alcohol ni el tamaño del envase, lo que dificulta todavía más el seguimiento de la cantidad que has bebido.

Independientemente de que se haya elaborado con las mejores intenciones, el alcohol elaborado sin licencia puede ser peligroso. Estas bebidas pueden contener diferentes cantidades de alcohol o incluso estar elaboradas a partir de otro tipo de alcohol que no sea etanol y que no sea seguro para el consumo. Además, pueden contener toxinas que le ocasionen al consumidor enfermedades o incluso la muerte.  

Es importante destacar que también existen productores inescrupulosos que envasan sus bebidas de manera idéntica a las marcas legítimas que ya conoces. A veces, estos productos contienen más alcohol que el que esperas o incluyen ingredientes peligrosos. Al momento de comprar una bebida alcohólica, desconfía de los precios injustificadamente bajos y observa el envasado para comprobar que sea auténtico. Si su sabor es diferente del que estás acostumbrado a sentir, puede ser un buen indicio de que se trata de una imitación y lo más seguro es dejar de tomarlo.

¿Esta página fue de ayuda?

Gracias por tus comentarios, votaste Yes!No :(

Que puede hacer a continuación

No beba alcohol
No beba alcohol

Si usted no está seguro acerca de la calidad del producto que compra, la decisión correcta sería no consumir esa bebida. Pero hay muchas otras razones para decidir no beber alcohol, entre ellas razones culturales, religiosas o médicas. Descubra más aquí.

Leer más