0 personas indicaron que esto les resultó útil

Los efectos que el alcohol tiene en tu cuerpo varían según la cantidad, el momento y la manera en que lo consumas. Tanto tu salud, talla, edad y sexo como lo que hayas comido previamente influyen. Si bien los efectos del alcohol se pueden sentir en todo el cuerpo, esta bebida afecta a algunos órganos más que a otros.

Cerebro

El alcohol interfiere en las vías de comunicación del cerebro y puede afectar al funcionamiento de este órgano. Estas perturbaciones pueden ocasionar la pérdida de coordinación, lo que puede generar accidentes. El consumo de alcohol también estimula las glándulas suprarrenales, lo que te proporciona esa buena sensación inicial de sentirte más relajado y, en última instancia, más amigable y sociable. Sin embargo, el alcohol, en realidad, es un agente depresivo; esto significa que vuelve más lento tu sistema nervioso y tu capacidad para procesar información. Esto hace que sea más difícil pensar con claridad y también puede afectar a tu juicio, lo que puede llevarte a que te pongas en situaciones de peligro.

Hígado

Tu hígado es el responsable de descomponer todo el alcohol que consumes. Libera una enzima denominada alcohol deshidrogenasa (ADH), que convierte el alcohol en moléculas que el cuerpo absorbe o elimina.

Las personas asimilan el alcohol en diferentes índices, según la cantidad de enzimas ADH que produce el hígado. Por lo general, las mujeres tienen valores más bajos de ADH que los hombres, por lo que asimilan el alcohol más lentamente que ellos y, en consecuencia, se recomienda que consuman menor cantidad de unidades. Si las personas tienen muchas menos enzimas ADH en su organismo, beber puede causarles enrojecimiento del rostro y una sensación de calor incómodo, comúnmente llamado “el efecto de enrojecimiento”. Estos casos se dan particularmente en personas de ascendencia asiática.

Dato importante

El cuerpo necesita alrededor de una hora para procesar una unidad de alcohol. No hay nada que puedas hacer para acelerar este proceso. No hay nada que puedas hacer para acelerar este proceso.

El hígado solo puede procesar una determinada cantidad de alcohol en un período determinado. Si consumes alcohol a un ritmo más rápido, es posible que tu organismo se sature y el contenido de alcohol en sangre (alcoholemia) se incremente. Esto puede llevar a una intoxicación grave con alcohol, que puede provocar pérdida de la conciencia, coma o la muerte.

El consumo de alcohol en exceso también puede generar esteatosis hepática (también conocida como hígado graso), hepatitis alcohólica, fibrosis y cirrosis, que pueden dañar el hígado de manera irreversible.

Corazón

El consumo excesivo de alcohol puede causar hipertensión y ponerte en riesgo de sufrir un infarto o un accidente cerebrovascular. Beber mucho puede provocar ritmo cardíaco irregular (arritmia) y, con el tiempo, debilitar los músculos del corazón. Esto también se conoce como miocardiopatía y puede causar muerte prematura.

Sin embargo, investigaciones han demostrado que el consumo de alcohol en cantidades moderadas a mediana edad o por parte de adultos mayores está asociado con un riesgo menor de sufrir cardiopatía coronaria. Consulta a tu médico si tienes preguntas sobre los efectos del consumo de alcohol en tu corazón.

Mamas

Algunas investigaciones demuestran que, en comparación con las mujeres que no consumen alcohol, las que sí lo hacen, incluso moderadamente, presentan mayor riesgo de tener cáncer de mama.

 

¿Esta página fue de ayuda?

Gracias por tus comentarios, votaste Si!No :(

Que puede hacer a continuación

Viva la vida con plenitud
Viva la vida con plenitud

El alcohol puede formar parte de un estilo de vida equilibrado. Lea lo siguiente para enterarse de cómo hacerlo.

Lea más