Apoyo con la bebida

¿​Cómo afecta la bebida a las personas que le rodean?

La bebida puede afectar a muchos aspectos de su vida y de la de otras personas como sus familiares y compañeros de trabajo. Estos son los principales factores que debe tener en cuenta.

¿​Cómo afecta la bebida a las personas que le rodean?
¿​Cómo afecta la bebida a las personas que le rodean?

Si decide beber alcohol, la manera en la que afecta a su cuerpo, además de su salud física y mental, depende en gran medida de la frecuencia con la que beba y en qué cantidad. Pero su consumo también puede afectar a otras personas, tanto en su familia y círculos sociales más cercanos como entre los conocidos y las personas con las que interactúa. Es importante recordar que si decide beber, un consumo moderado y responsable es siempre la mejor opción, no solo para usted, sino también para los demás.

La bebida puede ser un «lubricante social», pero solo en moderación

La bebida a menudo acompaña a los eventos sociales. Un consumo moderado puede facilitar la conversación y volverle más extrovertido y relajado a la hora de relacionarse con otras personas. Pero la bebida nunca debe utilizarse para darle el valor de hacer algo que no haría en otras circunstancias.

Si empieza a beber mucho, esto puede afectar a la manera en la que interactúa con otras personas. Al beber más, algunas personas se embriagan y pueden llegar a perder la compostura y ser verbalmente agresivas. Y, al estar más desinhibidas (2, 3), pueden ignorar los límites e incomodar, o incluso poner en peligro, a los que las rodean.

Un consumo excesivo puede dar lugar a un comportamiento agresivo

El consumo excesivo se ha relacionado con algunos comportamientos violentos y puede intensificar las discusiones (3). Es más probable que se lesione o haga daño a otra persona por al efecto que las grandes cantidades de alcohol tienen en su coordinación y su capacidad de reacción (4). Estas lesiones también pueden ser más graves que cuando está sobrio, ya que es posible que no pueda reaccionar a tiempo para protegerse.

Beber y conducir no son buenos amigos

Mientras más bebe, más reduce el alcohol su capacidad de concentración, su tiempo de reacción y sucapacidad de juicio (5). Como resultado, las personas que beben tienen más probabilidades de verse involucradas en un accidente de tráfico, ya sea como conductores o como peatones (6).

Dos amigos esperando en una estación de tren
Dos amigos esperando en una estación de tren

Para ayudar a prevenir la conducción bajo los efectos del alcohol, los países de todo el mundo establecen unos niveles máximos de cuánto puede beber y conducir legalmente (7) y que se expresan en forma del nivel de alcohol en sangre. El establecimiento de estos límites tiene como objetivo reducir los riesgos para usted y también para otras personas, ya sean los pasajeros de su coche, los peatones de la calle o las personas que vayan en otros vehículos y que pueden encontrarse en el lugar y momento equivocados.

Si bebe, siempre es mejor no conducir un coche, moto o bicicleta; busque otro medio de transporte o una persona que se comprometa a no beber para poder conducir.

La violencia y los abusos domésticos se han relacionado con un consumo excesivo de alcohol y los problemas de salud mental

El vínculo entre el consumo de alcohol y la violencia es complejo (8, 9), pero un consumo excesivo de alcohol, a menudo vinculado a problemas de salud mental (10), ha sido relacionado con la violencia doméstica (11, 12). Esto incluye el maltrato a un cónyuge o pareja, a los familiares ancianos y el maltrato y el abandono de los hijos. Debe buscar la ayuda de una persona de confianza si se siente inseguro o es víctima de un comportamiento violento; también cuenta con apoyo y refugio.

El abuso del alcohol afecta tanto a los bebedores como a quienes los rodean

El abuso del alcohol y el Trastorno por Consumo de Alcohol están relacionados con los problemas de salud mental (13, 14) y tienen efectos graves y dolorosos para las personas que los padecen. Pero, como cualquier problema de salud mental, el Trastorno por Consumo de Alcohol y el consumo excesivo también se ceban en los familiares y seres queridos de la persona.

Las relaciones con otras personas pueden deteriorarse en el caso de alguien que abuse del alcohol o que tenga un Trastorno por Consumo de Alcohol. Y beber mucho puede ser perjudicial para el rendimiento laboral y la capacidad de llevar a cabo las tareas diarias, lo que afecta a la productividad y aumenta la carga de otras personas (15).